EL Secreto para cambiar la forma en que te perciben.

Te ves en el espejo y no te gusta lo que ves. En una foto, en un video… Ni hablar escuchar tu propia voz. Ves otras personas que se muestran naturalmente y anhelas tener esa soltura.

“Muero de vergüenza. Qué van a pensar mi familia y mis amigos?”
“Ay no, es que me escucho y es un horror”

Cuando necesitas mostrarte, de pronto te convertís en una nena temerosa. Como volver al primer día de clases en una escuela nueva. Como tener que dar un examen oral, ante toda la clase.

Esto es muy normal. Nadie dice que esté mal sentirse así.

 

Pero ¿qué pasa cuando ese sentimiento te impide hacer algo que te gustaría hacer? ¿Qué pasa cuando esos pensamientos te generan frustración?

 

En la era de las Redes Sociales, ya no tengo que enumerarte los beneficios de mostrar a la persona detrás del emprendimiento. No hablamos de convertir tu vida en un Gran Hermano.

Una foto contando quién está detrás de la marca. Una Insta Story con un detrás de escena. Hay muchas opciones para humanizar la marca y la mayoría implican mostrarte.

 

¿Cómo hacer para dejar de sufrirlo? Bueno, yo no soy psicóloga. Pero tengo el Secreto que me ayudó a mí a olvidarme de mis defectos y enfocarme en quien soy y como quiero que me perciban.

ACTITUD.

 

Te juro que no es tan complicado. Primero tenés que amigarte con tu imagen.

 Parate frente al espejo o la cámara y describite objetivamente:
  • Tengo el pelo fucsia (al menos hoy).

  • Mi cara tiene contextura redonda.

  • Tengo labios finos.

  • Seguí…

Los de afuera te ven así.

Somos nosotras nuestra peor crítica. Las que vemos ojeras, canas, kilos…

No te creas que yo estoy conforme con todo eso, odio no poder bajar de peso, casi no tengo cejas y me las tengo que maquillar. Tengo los cachetes y papada de mi abuela Osi… Tendría para 14 posteos de defectos.

¿Y qué gano? Nada…

Sabías que gran parte de como nos perciben de afuera es la ACTITUD?

La postura corporal por ejemplo. Imaginate caminando en tacos altos, con paso firme, el pecho erguido… No son los tacos los que te van a dar elegancia, es la postura que todo el cuerpo adopta.

El tono de voz.

¿Cuánta bola te dan tus hijos cuando estas chillando? los míos ninguna. En cambio cuando les decís en tono grave y calmado: “anda a ordenar tu cuarto ahora mismo” de pronto te escuchan… No es que de pronto les entró el miedo.

Es que el tono modulado tiene otro efecto en las personas.

No significa que tenés que cambiar tu voz. Va a seguir siendo tu voz, pero su versión modulada, con los cambios de ritmo y de tono en los momentos necesarios, va a resultar en un público más receptivo.

Si necesitás más ayuda con este tema, quiero recomendarte el libro de Andrea VilallongaTe resumo de que va:

EL MÉTODO MÍRATE TE PERMITE, SENCILLAMENTE, AMARTE:

Aceptar cómo te ves.

Mejorar la comunicación con los demás.

Aclarar lo que realmente quieres transmitir con tu imagen.

Revelar qué te hace único y decidir sacar lo mejor de ti mismo.

Transformar la perspectiva que tienes sobre tu imagen.

Elevar tu autoestima.

El método #MÍRATE se basa en la idea de aceptación de la imagen propia como punto de mejora, usándola como elemento de presencia y no de belleza. Este libro desarrolla un trabajo que explica cómo descubrir cuál es la imagen transmitida y, a través de la propia imagen externa, la expresión y la actitud, entender cómo mejorarla, basándose siempre en las características y necesidades de cada persona para transmitir su verdadero yo, sin disfrazarse o querer ser lo que no se es.

A lo mejor estás leyendo esto y pensás: Dani, tenés razón… en algún momento lo voy a hacer. Eso es ser optimista. Pero ¿alcanza sólo con ser optimista?

Con esto estoy tratando de decirte que, no alcanza con ver el vaso medio lleno… Si te molesta que el vaso esté medio lleno, mové el culo, levantate y andá a llenarlo.

  

Ya lo decía el tigre de Kellogss. SACÁ LA TIGRESA QUE HAY EN VOS.

 Con cariño, Dani.

Dejá una respuesta

Carrito de compras
Scroll al inicio
0

Tu carrito